La personalidad creativa

La personalidad creativa

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay personas más creativas que otras? El cerebro de una persona creativa tiene un funcionamiento distinto, y a continuación te exponemos las claves para entenderlo.

Desde el campo de la neuropsicología se han hecho diversos estudios para estudiar qué zonas del cerebro se activan al realizar tareas que requieren pensamiento creativo. Se ha observado que aquellas personas con ideas más originales muestran un patrón de conexiones cerebrales en particular.

Se dice que el hemisferio cerebral derecho es el encargado de todas las tareas más creativas y artísticas, mientras que el hemisferio izquierdo estaría más implicado en las racionales y analíticas. Aun así, algunos estudios han demostrado que el proceso creativo como tal es mucho más complejo, y que una persona creativa es aquella con capacidad de poner en marcha ambos hemisferios a la vez.

Pero, ¿cómo es una persona creativa?

Según diversos estudios, un individuo creativo tiene una personalidad con unas características concretas.

Gran capacidad de concentración y pasión por el trabajo

Aunque existe el mito (acertado) de que las personas creativas suelen ser caóticas, esto no les impide tener una gran capacidad para concentrarse mientras trabajan. De hecho, este desorden tan intrínseco en ellos les estimula y les permite trabajar sin descanso durante largos periodos de tiempo. Además, se trata de individuos que disfrutan mucho del proceso creativo, de modo que convierten las tareas en metas. Se pueden pasar horas trabajando y probando cosas diferentes, viendo cada tarea como una oportunidad para aprovechar su talento.

Esta motivación por el trabajo se traduce en aptitudes tan útiles en el trabajo como la constancia (generan muchas ideas y se comprometen con ellas), ambición (buscan reconocimiento e influencia) e iniciativa (muestran sus ideas con convicción).

Imaginación, originalidad y rebeldía

Otra característica que se suele atribuir a las personas creativas es su resistencia a las reglas y convencionalismos, mostrando una actitud rebelde y con ideas innovadoras. No temen apartarse de lo tradicional, están abiertos a nuevas experiencias y son curiosos natos.

Lo cuestionan todo y huyen de los clichés; buscan la libertad por encima de todo. Esta capacidad de huir de lo establecido les permite crear cosas completamente nuevas partiendo de elementos ya existentes. Su mente se mantiene activa en todo momento, creando ideas contínuamente y soñando despiertos la mayor parte del tiempo.

Son capaces de establecer relaciones entre conceptos e ideas que los demás no ven, pero lo hacen sin perder el contacto con la realidad. Es decir, una persona creativa puede alternar lo imaginario con lo racional, y de ahí pueden surgir las ideas más brillantes que nos podamos imaginar. De hecho, se dice que un artista puede ser tan realista como un físico, y que un físico puede ser tan imaginativo como un artista.

«La creatividad es simplemente conectar cosas. Cuando le preguntas a las personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables, porque en realidad no lo hicieron, simplemente vieron algo. Algo que después de algún tiempo, les pareció obvio.»

Steve Jobs

Inteligencia, flexibilidad y observación

Sin duda otra cualidad de alguien creativo es su gran capacidad intelectual, relacionada firmemente con su riqueza de ideas. El hecho de que tengan tanta imaginación les proporciona una flexibilidad mental muy práctica a la hora de encontrar soluciones y alternativas desde diferentes perspectivas. Consiguen tener una visión más amplia del conjunto, pudiendo observar mejor los detalles para desarrollar un gran número de ideas.

«La creatividad es la inteligencia divirtiéndose.»

Albert Einstein

Esta flexibilidad se define como la capacidad de adaptación a los distintos problemas que van surgiendo, intentando adecuarse y buscando numerosas soluciones. Esta cualidad permite que la mente creativa establezca asociaciones entre distintas ideas, llegando a conclusiones mucho más variadas que las demás personas.
De hecho, los creativos son observadores natos y pueden pasarse horas centrados en solo una cosa, ayudándose de su intuición y perspicacia para captar los detalles invisibles al resto de mortales.

Introversión vs. extraversión

Seguramente todos habréis oído alguna vez la expresión “genio solitario”, y no podría ser más acertada. Realmente las personas con tan alta creatividad pecan de una gran obstinación que los demás no entienden, de modo que no suelen ser demasiado consideradas.

Pero esta baja sociabilidad no es siempre tan evidente, ya que suelen tener la capacidad de actuar de forma más abierta y extravertida en algunas situaciones, aunque su tendencia sea hacia la introversión. Así, son capaces de trabajar en equipo y escuchar opiniones ajenas, pero sienten predilección por las tareas solitarias.

Aun así, esta introversión no les impide gozar de un sentido del humor único, rasgo muy destacado entre grandes genios de la humanidad.

Y tú, ¿te sientes identificado con lo que has leído?